INTRODUCCIÓN

La utilización masiva del correo durante la mayor parte del siglo XX motivó la aparición de estafetas más allá del ámbito físico del tratamiento de la correspondencia. Correos creó una amplia red de unidades postales vinculadas a organismos públicos para facilitar, en origen, la entrada en el circuito. Ministerios, organismos autónomos e instituciones oficiales de diverso signo dispusieron de personal y cuños para cancelar la correspondencia propia.

Prescindiendo de los franqueos mecánicos y los franqueos pagados, que ya tienen espacios específicos, el presente trabajo pretende recoger todos los fechadores, tanto manuales como rodillos, empleados por los órganos de la Administración Pública para matasellar e identificar su correspondencia.